Hoy quiero contarte un poco quién soy y explicarte por qué creé Mr. Bolita.

Hace algún tiempo, pasé por una época muy difícil en la que me sentía encerrada en un puesto de trabajo que me hacía profundamente infeliz y cada día que pasaba me encontraba más sobrepasada. “No me da la vida” o “Me bajo de la vida” son frases que repetía sin parar.

Como tenía dentro el gusanillo de emprender, contacté con aceleradoras de empresas que me animaban a desarrollar negocios basados en tecnología, que es a lo que me dedicaba en esa época, pero lo que realmente me apasiona es la cosmética y el cuidado de la piel.

 

No me dejaron estudiar estética y aún tengo esa espinita clavada en el corazón...

 

Desde que recuerdo he estado investigando sobre ingredientes, rutinas, haciendo cursos, leyendo libros sobre el cuidado de la piel y experimentando con todo tipo de texturas y productos. He pasado sin pena ni gloria por la cosmética natural, la alta cosmética e incluso la cosmética casera (¡tenía que intentarlo todo!), hasta que un día di con la cosmética coreana. No hubo vuelta atrás.

Gracias a ella y a su técnica de la doble limpieza, conseguí deshacerme de los puntos negros, un enemigo implacable que me había estado ganando la batalla desde la adolescencia. Desde que incorporé a mi rutina cosméticos fabricados en Corea, mi piel luce sana, luminosa e hidratada. ¡Nunca antes me habían hecho cumplidos sobre mi piel!.

Y de repente un jueves por la noche, en medio de mi ritual de belleza, entre mascarillas y sérums, lo vi claro: tenía que construir mi propio espacio dedicado a la cosmética y al cuidado facial. Necesitaba darle un giro a mi vida y la ilusión de construir la tienda online de mis sueños se convirtió en mi objetivo número uno.

 

Y ese día nació Mr. Bolita

 

¿Por qué ese nombre?, supongo que es lo que ahora te estarás preguntando. El culpable no es otro que mi lindo y adorado gatito negro, una panterita que adopté cuando tenía solo una semana de vida y sin la que ya no podría vivir. Elegí su nombre durante una comida de empresa, después de contar que dormía hecho tal bolita de pelo que no se le distinguía la cabeza del resto del cuerpo.

  

    Mi bolita de pelo favorita    

  

A este bichín lo dejaron abandonado en la caja de una freidora durante el verano del 2015 y a día de hoy no sé qué haría sin él. Cada día sale al relleno a recibirme con una graaan croqueta gatuna (o varias, según el día) y me despierto casi todas las mañanas abrazada a él.

Ahora ya sabes un poco más sobre mí y los motivos que me han traído hasta donde estoy. Ojalá te quedes para que podamos seguir aprendiendo juntos/as en el fascinante mundo de la cosmética.